Amantes de la naturaleza, senderistas, padres que no saben qué hacer con niños… Para todos ellos, existe un plan al que no se podrán negar: una excursión por la Cascada de Sorrosal. ¿Qué tiene de especial esta cascada? ¿Cómo llegar? Descubre uno de los rincones más visitados de Huesca.

Cómo llegar a la Cascada de Sorrosal

Lo primero que debemos tener en cuenta si vamos a visitar la cascada de Sorrosal en Huesca, es saber cómo llegar hasta nuestro destino. Para ello, debemos primero ir a un bonito pueblo oscense llamado Broto. Aquí también merece la pena echar un vistazo y picar algo antes de salir.

Broto está situado en los Pirineos aragoneses, a orillas del río Ara. Forma, junto a Torla, una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Para llegar al pueblo, la opción más sencilla es hacerlo desde Huesca en dirección Sabiñánigo. Después, hay que desviarse hacia la carretera de Francia por el Portalet. Al superar Biescas, nos desviamos de nuevo a la derecha hacia el conocido puerto de Cotefablo. 

Al llegar a la localidad de Broto, será fácil encontrar los carteles que nos indican la dirección para llegar hasta el aparcamiento donde comienza la excursión a la cascada de Sorrosal.

Un paseo inolvidable

¿Cómo es el camino que nos lleva hasta la cascada de Sorrosal? ¿Es apta esta excursión para ir con niños? Ambas preguntas son sencillas de responder. El camino que nos llevará hasta nuestro destino consta de unos 700 metros ida y vuelta. Lo mejor de la excursión hacia la cascada de Sorrosal es que en todo momento iremos siguiendo el curso del río, por lo que hacerlo no nos llevará tiempo e iremos entretenidos de forma constante rodeado de naturaleza.

Los niños son bienvenidos a realizar esta bonita excursión por la naturaleza, pues llegar hasta la Cascada de Sorrosal es bastante sencillo. Además, puede ser un plan inigualable para disfrutar de un día en familia. 

Durante el camino podremos disfrutar de un agradable paseo junto a diversos animales que siempre saludan a los transeúntes. Al final de la excursión obtendremos nuestro premio: la hermosa cascada de Sorrosal se erige ante nuestros ojos como por arte de magia.

 

¿Quieres visitar la cascada se Sorrosal?
Llámanos y reserva un apartamento
609462681

 

Información sobre la ruta y la cascada de Sorrosal

La ruta hacia la cascada de Sorrosal es muy sencilla de realizar y, además, está señalizada de forma que cualquier la podrá encontrar. Este bonito rincón del río Sorrosal se ubica entre el valle del Ara y del Sorrosal, por lo que cuenta con una gran belleza natural.

La cascada cuenta con un salto de unos 100 metros divididos en dos tramos. Además, es curiosa porque está formada por la acción del hielo de un glaciar y la erosión del torrente. Sin duda, un destino que merece la pena visitar si nos acercamos a hacer una escapada por la zona de Broto.

Qué saber antes de ir a la cascada de Sorrosal

Como cuando vas a hacer cualquier excursión, acudir a la Cascada de Sorrosal supondrá llevar calzado cómodo. Aunque son tan solo unos cinco minutos de paseo desde el pueblo hasta el enclave, es bueno andar de forma correcta y bien equipado.

En caso de hacer la excursión en invierno, debes ir bien preparado y abrigado con un buen abrigo e incluso un chubasquero. Debido al aire, las posibilidades de mojarte aumentan en la época invernal.

Actividades que realizar en el entorno

El Ayuntamiento de la localidad ha habilitado una vía ferrata divertida para todos aquellos que se animen a hacer esta bonita excursión. Al ser un trayecto tan corto, no existe excusa alguna para dejar pasar la oportunidad de ver la cascada de Sorrosal en directo y en todo su esplendor.

Además, por la zona podremos realizar otras actividades como barranquismo, especialmente diseñado para los más aventureros. Senderismo, escalada, disfrutar en un parque colgado de árboles, etc. Todas estas y más son las actividades especialmente indicadas para practicar en este entorno.

La ruta es sencilla, ideal para familias y pequeños. Sin embargo, también tiene ese punto aventurero para aquellos que gozan de emociones fuertes.

Si estás pensando en hacer una excursión a la Cascada de Sorrosal, tenlo claro: es algo de lo que no te vas a arrepentir. Cuando hagas una escapada de fin de semana a alguno de los pueblos cercanos, no dejes pasar la oportunidad de contemplar esta maravilla de la naturaleza.