Qué Hacer en los Pirineos

Hablar de los Pirineos de Huesca sin lugar a dudas es hacer referencias a enormes montañas y glaciares con millones de años de antigüedad que conforman esta preciosa cordillera. Se trata de espacios protegidos que incluyen desde ríos salvajes, parques naturales, valles de ensueño, muchos barrancos que invitan a la aventura y  compartir al aire libre.

Considerado como lo más selecto de la montaña en toda España, alberga más de 188 picos que superan los 3.000 metros sobre el nivel del mar, siempre destacando Aneto, Monte Perdido y Posets entre los más famosos.

Sus pueblos son espacios llenos de magia y tradición que se respiran en todos sus rincones, lugares perfectos para un viaje al mejor estilo rural y que invitan al descanso desde el primer momento.

Pirineos aragoneses: Un paraíso Verde

Los Pirineos es un paraíso verde desde cualquier punto de vista. Sin importar la época del año merece la pena visitarlo y perderse entre sus paisajes de ensueño. Resulta el destino perfecto para hacer actividades al aire libre y animarse a vivir una aventura distinta.

Debes saber que este lugar es considerado como el destino natural más importante de toda España, en parte por el hecho de que podrás disfrutar de él y hacer actividades sin importar la estación del año, ya que es perfecto tanto en verano como en invierno.

En total están conformados por más de 450 kilómetros de montaña en estado virgen que gozan de maravillosos atractivos: cuevas, ríos y muchos caminos que te están esperando. Solo es cuestión de que te animes y empieces una nueva aventura.

Disfrutar de los Pirineos en Invierno

somport huesca

Por supuesto que hablar de los Pirineos es referirse al invierno, si bien puedes aprovecharlo en cualquier época. Para nadie es un secreto que durante el frío se disfruta más, en especial si eres amante de los deportes en la nieve.

En el invierno sus paisajes se pintan de blanco y las laderas se transforman en sitios perfectos para deslizarse, aunque hay algunos senderos para que hagas desde raquetas hasta caminatas al estilo nórdico.

Tienes la opción de visitar las estaciones de Panticosa y Candanchú, Formigal, Astún y Cerler. Solamente en la zona conocida como el Alto Aragón hay más de 138 kilómetros que están distribuidos en ocho zonas diferentes para hacer esquí; sin duda este deporte es de los favoritos.

Durante estos meses, el ambiente en los pueblos alrededor es bastante ameno, por lo que también vas a encontrar distintas actividades de tipo gastronómico y cultural para hacer aún más amena la experiencia. Su plato más famoso sin duda son las migas que aparte de ser delicioso te va a llenar de energía desde el primer bocado.

Si quieres añadir una cuota más de adrenalina, ¿qué te parece una salida en parapente sobre estos terrenos cubiertos de nieve?. La actividad se lleva a cabo en Panticosa y sin duda te va a permitir vivir una perspectiva distinta de este paisaje de Huesca, aparte de que tendrás la posibilidad de sentir la libertad en su máxima expresión.

Si tu viaje incluye niños pequeños, en Tramacastilla de Tena podrás llevarlos a construir su propio iglú y luego pasar la noche en él. Esta aventura sin duda les va a permitir crear recuerdos que van a perdurar para siempre en su mente. Aquí existe un complejo que se encarga de entregarte todo el equipamiento necesario para que no tengas ningún inconveniente y los pequeños vivan esta experiencia a todo nivel.

Disfrutar de los Pirineos en verano

pirineos casa perez

Si tus vacaciones familiares se aproximan y buscas que hacer en el Pirineo Aragonés en verano, no te preocupes que el abanico de opciones es bastante amplio y seguro que se adapta con tu presupuesto y gustos.
La cantidad de sitios que visitar en los Pirineos es amplia: pueblos bonitos en los Pirineos aragoneses y ciudades con encanto como Huesca, donde por ejemplo puedes encontrar algunos edificios con varios cientos de años de historia y gente con gran amabilidad.  Si quieres saber un poco más de Huesca no dudes en echarle un ojo a nuestro post Qué ver en Huesca, te encantará.

El valle de Tena es uno de los sitios que ver en el pirineo de Huesca. Debes dedicarle al menos un día de recorrido, pero vas a ver algunos pueblos tan encantadores como Lanuza o Sallent del Gállego que parecen haber quedado atrapados en el tiempo.

En el caso de Lanuza debes saber que en 1.978 sus vecinos debieron desalojar como resultado de la anegación del pantano. Menos mal que solo fue una parte y los habitantes han ido recuperándolo. En julio aquí se realiza el Festival Pirineos Sur, descrito como música en un escenario flotante.

Ahora, si tus gustos sobre qué ver en el Pirineo Aragonés están más relacionados con actividades al aire libre, no hay duda de que debes salir a la montaña y aprovechar estos maravillosos días de sol, practicando algunos deportes, incluso en compañía de los niños.

Podrás desde hacer rafting y caminatas a la orilla del río o darte un refrescante chapuzón en cualquiera de sus nacientes.

Si tus gustos van por el lado de una tarde disfrutando del agua, tienes el río Cinqueta, las pozas cristalinas del río Vero o las cascada de Orós Bajo, todas aptas para que los más pequeños de la casa puedan jugar y tú no sientas ninguna preocupación.

Si por el contrario quieres solo descansar en un espacio tranquilo, entonces debes ir a Jaca. A pesar de que no es el típico pueblo de montaña, sí destaca por ser de las ciudades más bonitas de toda España. Su cuidada arquitectura y el ambiente calmado del lugar resultan perfectos para unos días alejados de la rutina y a tan solo unos pocos kilómetros del esplendor de los Pirineos.

Por si fuera poco, esta zona cuenta con una amplia variedad de construcciones históricas y monumentos, en especial de índole religioso. Por lo que, si eres amante del turismo arquitectónico, Jaca debe estar incluida en tu lista.

No se necesitan muchas razones para una escapada a Los Pirineos de Huesca, solo es cuestión de que establezcas la época que más te conviene de acuerdo con tu horario y emprendas esta nueva aventura. Recuerda que si vienes en invierno deberás incluir unos buenos trajes térmico. Si el verano es tu elección, no olvides el protector solar y tus gafas.